El Diario de Darío

 

LA NIÑITA DE AL LADO
  
A mi lado siempre se sienta
una niñita que me recuerda al sol.
Mi salón se hace más lindo
cuando ella pasa a borrar el pizarrón.
  
Esta niñita  
no es fea ni bonita.
Me gusta cuando ríe  
(dientes de leche tibia).
  
Durante el recreo
caramelos, cada día  
le dejo en el pupitre
cuando ella no me mira.
  
El recreo me parece largo
pues sólo en clases me atrevo a ir a su lado.
Pero de lado la tapan sus colitas...
Y yo quisiera verla a los ojos todo el día.
  
Aunque así la lección me perdería
yo creo que mi maestra
me entendería.
 
 
GUAGUANCÓ DEL RECREO
  
A la hora del recreo
no puedo ir a la cantina
porque la comida es cara
y no venden golosinas.
  
Además, ahí no me atienden
porque no tengo sencillo.
Lo único que me queda
es un yo-yo en el bolsillo.
Diez billetes que tenía
ya los pagué en el carrito.
  
Todos hablan de la crisis
y yo no sé lo que es eso.
Lo que sí he notado es
que mi lonchera pierde peso.
Mamá me ponía antes
siete sanduches de queso.
Ahora pone sólo uno
y el queso apenas lo veo.
  
Maestra, si esto es la crisis
no creo que pueda aguantar.
Así que, aunque  no lo quiera
yo tendré que rebajar.
  
 
PABLITO Y LOS DRAGONES
  
Pablito es mi amigo,
estudia en mi salón
y su más grande sueño
es volar sobre un dragón.
  
Tiene sus cuadernos
repletos de dragones
que pinta todo el tiempo
con todos sus creyones.
  
¡Avíspate Pablito que te van a raspar!
¡Mañana hay un examen y tenemos que estudiar!
 
Pablito me hace caso.
Viene a estudiar conmigo
pero a cada momento  
el estudio interrumpimos.
 
Y es que Pablito dice
que dentro de los libros
dragones voladores
están haciendo un nido.
  
¡Avíspate Pablito que te van a raspar!
¡Mañana hay un examen y tenemos que estudiar!
 
El día del examen  
los dos sacamos veinte.
Como él había estudiado
la maestra estaba alegre.
  
Entonces, de repente
en el techo del salón
se abrió un enorme hueco
y se asomó un dragón.
  
¡Avíspate Pablito, que te van a dejar!
¡Ya terminó la clase! ¡Ahora es tiempo de volar!
  
 
 
SEÑOR PERRITO
  
Señor perrito es mi perro.
Le puse así para darle
más importancia y respeto
ante otros perros más grandes.
  
Es muy amigo del gato.
Le tiene miedo al ratón.
Duerme en cajita de fósforos
y su plato es un botón.
  
Señor perrito es mi perro.
Es un perro tan chiquito
que pasear por mi bolsillo lo deja agotado.
Lo baño con una gota.
Lo seco con un soplido.
Es una buena mascota.
  
Un día fui a la escuela
y cuando a la casa volví
silbé llamando a perrito.
En todas partes busqué y no lo vi.
  
Pasé unos días muy triste
pensando en lo lindo que era.
De pronto escuché unos ladridos...
¡Venían de la nevera!
  
Señor perrito es mi perro.
Es un perro tan chiquito
que pasear por mi bolsillo lo deja agotado.
Lo baño con una gota.
Lo seco con un soplido.
Es una buena mascota.
  
Se había hecho amigo del buen ratón
que lo había invitado a comer.
Sin ver, por ir comiendo, cayó
en un hueco del queso gruyer
  
  
AL LADO CLARO DE LA LUNA
  
Vamos a la luna
Luna rosa
Luna estela
La luna
que es muy clara
que es muy rara y que es bella
  
Yo sé que no se puede abrazar
(aunque es lo que quisiera)
Luna
más luna de todas
que ya no se nos va
  
Es
un espejo
que flota en el cielo
  
Es un velero  
que va navegando en la noche
al revés
 
ADIVINANZA
  
Un reloj de arena  
flota roto sobre el mar...
¿Qué será?
- Que una isla ha naufragado...
- Que ahora es reloj de sal...
  
Un caballo rojo baila en la noche un vals...
¿Qué será?
- Es un sol de algunos días...
- Remolino que se va...
  
Si un galeón espera y el desierto sigue igual...
¿Qué será?
- No ha querido levar anclas...
- Ya un buen viento soplará...
  
Es una adivinanza con muchas respuestas...
¿Qué será?
  
Un caballo roto
que navega en el desierto de un reloj...
  
¿Qué será?